Victoria de Hamilton que pasa a segundo plano tras el milagro de Grosjean.

Por CC Puertas – 29/11/2020

La Real Academia Española de la Lengua define el vocablo “milagro” como aquel suceso extraordinario o hecho no explicable por las leyes de la naturaleza, que a menudo se atribuye a intervención sobrenatural o divina. Cuestiones metafísicas o religiosas aparte, lo que hoy ha sucedido en Sakhir es un milagro.

Quiero que entiendan una cosa. Y es que a veces los narradores nos ayudamos de figuras retóricas, tipo exageraciones, hipérboles o similares para dar un mayor énfasis a los textos, siempre teniendo en cuenta una lógica mesura que no haga de ello un absurdo, o una patraña. Pues les digo que lo que les voy a contar no estará aderezado con exageraciones. No lo cubriré de ornamentos, aunque muchos de los que no hayan visto el accidente de Romain Grosjean piensen al leerlo que estoy poniendo brillo en exceso al hecho. No lo hago. Yo, al menos, hoy he presenciado lo que entiendo por un milagro.

Accidente de Grosjean. GP Baréin 2020

Y el que les escribe ha visto unas cuantas carreras en vivo durante más de 30 años en pos de la Fórmula 1, más otras tantas de las hemerotecas sobre épocas de antes de haber nacido, de las décadas de antes de los 70… con lo que de cierto tendré muchos cientos de carreras en las retinas. Pues bien, haciendo memoria, el accidente de hoy tal vez solo lo evoque en aquellas imágenes de Niki Lauda en Nürburgring en 1976, o en aquel fatídico Le Mans de 1955. Y por eso les reitero, a riesgo de ser pesado, que hoy millones de espectadores en directo hemos presenciado un hecho milagroso.

Porque es casi incomprensible que en estos momentos, afortunadamente, el francés Romain Grosjean se encuentre caminando entre los vivos. Yo al menos aun no entiendo cómo ha sido posible. Sinceramente en directo y tras la primera toma, estaba casi convencido de lo peor. Las imágenes, para quien no lo haya visto, son de lo más terrorífico en muchísimos años en F1.

El francés de Haas perdía el control tras tocarse con un rival, y sale recto, a toda velocidad contra las protecciones de metal de los márgenes de pista, que esa zona estaban cerca (era tras la primera curva de la salida). Esas protecciones son tipo valla metálica de las carreteras o autopistas, para hacernos una idea, aunque algo diferentes, más altas y sin intersticios. Impacta de lleno, y automáticamente el monoplaza explosiona. Tal cual. No exageramos. Como si le hubiera alcanzado un misil.

Haas de Grosjean. GP Baréin 2020

Parte del coche se desintegra, y queda literalmente partido en dos, limpiamente, a la altura del asiento del piloto. Repito que no exagero. La parte trasera queda más intacta pero ahí no se ve al piloto… la delantera ni se ve en la inmensa bola de fuego que se crea. Y por ahí debe estar el piloto. Esta parte delantera, o lo que quede de ella, se supone que está incrustada entre la valla, o incluso la ha traspasado, pero no se ve nada entre el humo y unas llamas pavorosas.

La secuencia es demencial. Y gracias a Dios todo dura unos pocos segundos (probablemente eso ha salvado la vida a Grosjean entre otras cosas). La valla está retorcida y arrancada de cuajo como si hubiera caído una bomba, y de repente aparece Romain saliendo de entre el amasijo de hierros, de entre una violenta esfera de fuego de varios metros, saltando la valla por su propio pie, sin siquiera la bota del pie izquierdo… pero aparentemente ileso, aunque terriblemente conmocionado y aturdido con la ayuda de los comisarios y el personal médico que al ser nada más tomar la salida, están ahí al instante.

Grosjean sale de la llamas. GP Baréin 2020

A estas horas, reitero que no concibo cómo puede haber salido de ese infierno. No entiendo cómo ha traspasado esa valla sin un rasguño aparente. Cómo no ha quedado atrapado en ese laberinto… Inexplicable. Por eso lo tildo de milagro sin rubor alguno. Y es que entiendan que la zona de donde sale es lo que ha quedado prácticamente desintegrado, tanto de su Haas, como de las protecciones de pista. Y ahí aparece el galo cual ave fénix, nunca mejor dicho, renacido de cenizas.

Todo indica que hubo varios factores que propiciaron el milagro, y todos importantes: uno de ellos, crucial, el cockpit, el habitáculo de seguridad que envuelve al piloto, que es posible que haya hecho las veces de cápsula salvadora, y mientras todo a su alrededor de desintegraba, esa parte se ha mantenido firme, e incluso ha traspasado la valla desprendiéndose del monoplaza (con el piloto dentro), de tal modo que luego también han funcionado todos los anclajes y demás para que no se haya visto atrapado y poder salir rápido. No olvido el halo, en el que veo otro factor crucial. Y sepan que yo he sido bastante crítico con su implantación. A partir de lo visto hoy no tengo reparo en comerme todas mis palabras al respecto, puede haber salvado literalmente una vida.

Cockpit de Grosjean. GP Baréin 2020

Y quiero además acentuar también la actuación de los operarios de seguridad del circuito. Espectaculares. Han tardado apenas segundos en llegar a la zona infernal con extintores y meterse en faena. Al igual que el Medical Car. Las imágenes de estos hombres ayudando a Grosjean y rociándolo de polvo extintor son impactantes. Aparte de que luego han actuado de diez y con diligencia para reparar esos aledaños (que parecían más una zona de impacto de proyectiles bélicos que un circuito de carreras) en tiempo récord.

Y es muy probable que también la diosa fortuna ayudara hoy, porque si, por decir, el francés hubiera perdido el conocimiento (nada extraño tras lo visto) quién sabe si no hubiera quedado calcinado, o asfixiado, en vez de reportar sólo unas cuantas quemaduras menores. Pero fuera como fuese, hoy hay que dar las gracias a muchas cosas. Y quedo con la certeza de que, en la actualidad, y pese al riesgo intrínseco, un monoplaza de F1 es actualmente uno de los habitáculos más seguros del mundo.

Zona del impacto. GP Baréin 2020

Dicho todo esto, evidentemente la carrera nos pasó a un segundo plano. Y eso que tuvo muchos frentes y resultó atractiva. Un Gran Premio que ganó Lewis Hamilton con cierta tranquilidad pero sin alardes, y en el que terminó segundo y no lejos Max Verstappen, con su compañero Alexander Albon en tercer lugar tras el desfallecimiento, otra vez, del Racing Point de Sergio Pérez a tres vueltas del final cuando iba a firmar otro monumental podio seguro.

Y al igual que Checo, brilló también Carlos Sainz acabando quinto tras el infortunio de ayer, con una carrera solidísima y sobresaliente. Estos dos pilotos han sido de lo mejor hoy. El español debe estar dando mucho que pensar a los de Ferrari de cara al año que viene con estas actuaciones, eso seguro. Y el mexicano debería estar haciendo lo mismo con muchos equipos, si quieren un talento enorme sin volante aun para la próxima temporada.

Y estos fueron los resultados y posiciones finales de este dramático Gran Premio de Baréin de 2020:

Resultados de carrera. GP Baréin 2020

Si te ha gustado, ¡compártelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s