Apoteosis austríaca con un ciclón llamado Max Verstappen.

Max Verstappen, Charles Leclerc, el propio Carlos Sainz, e incluso nos atrevemos a incluir a pilotos que apuntan como Lando Norris… menudo elenco y qué gran hornada de relevo tenemos para los años venideros y futuro de de este deporte. Si a estos agregamos otros talentos, tipo Daniel Ricciardo y alguno más que aún son jóvenes, la lista de corredores top nos garantizan años de excelencia por venir, incluso cuando las glorias y mitos actuales se vayan retirando.

Hoy vimos un exponente máximo de todo ello en Spielberg. Y qué memorable fue el espectáculo. Queda claro que cuando Mercedes flaquea, o deja por unos instantes esa insultante y aburrida superioridad… la Fórmula 1 vuelve a ser brillante, excelsa, vibrante, emergiendo con todo esplendor como flor que lleva mucho tiempo tapada en la oscuridad y de pronto la sacas al sol y la lluvia. La carrera fue deliciosa, de principio a fin, y en casi todas sus líneas… y aunque en estos momentos, aun se estudia una acción que podría cambiar el resultado final de la prueba, a estas horas el vencedor es un titán llamado Verstappen.

Se le resiste el triunfo a Leclerc (aun así ha estado más cerca de conseguirlo siempre que su compañero), y hoy lo acarició como nunca. Pero lo cierto es que en la actualidad, entre todos esos nombres que hemos desplegado al inicio como posibles futuros campeones en potencia, tal vez Max esté un peldaño por encima del resto, quizá por talento puro, quizá porque los demás aun requieran de un poco más de experiencia, o quizá por ambas cosas a la vez.

El caso es que hoy el de Red Bull fue un huracán en la casa de su equipo. Terrible. Con un ritmo a veces casi difícil de creer observando sus tiempos. Por momentos, fue una deidad desatada bailando en su jardín salvaje, donde el resto de competidores no eran sino sus juguetes. Tal vez le arrebaten la victoria por una acción dudosa en el adelantamiento final a Charles… da igual… todo ser viviente, incluido el monegasco, sabe que le habría terminado rebasando ya fuera en esa u otra siguiente acción. Porque hoy no había fuerza humana que pudiera parar al holandés.

Verstappen logra la victoria. GP Austria 2019

Verstappen logra la victoria. GP Austria 2019

Dicho esto, no desmerecemos la carrera de Leclerc. Fue muy buena. Y debería haber ganado. Sinceramente pensamos que se le escapó por puro pecado de inexperiencia o bisoñez. Tal vez se confió en exceso, en que tenía la cita lo suficientemente controlada para llegar al final sin urgencias. Y cuando se quiso dar cuenta, a pesar de que le faltaban diez brazadas para la orilla, se dio cuenta de que el tiburón emergía a dos metros de su espalda… mal asunto con peor final.

Tercero finalizó Valtteri Bottas, bastante gris, aunque salvando mínimamente los muebles de Mercedes (aunque ni él sabe como lo ha logrado al final), a punto de perder el podio in extremis ante un Sebastian Vettel que lo cierto es que no estuvo nada mal, pero que va a necesitar muchas carreras como esta, y mejores, para reivindicarse. Y llegamos al “desaparecido”, el intocable, Lewis Hamilton, que hoy se contagió de ese gris de su escudería, incluso de algún tono más oscuro si cabe, finalizando 5º, En fin, si alguien se lo puede permitir es él.

Terminamos el resumen inicial con otro Grande. Sí, lo escribimos con mayúsculas: Carlos Sainz. Hoy hizo una carrera brutal, de las que forjan los campeones. No tuvo cuota de pantalla ante las mil vicisitudes que acontecían en la zona puntera, pero el español, saliendo último, remontó hasta acabar octavo… y podría haber llegado incluso a sexto de no dañarse su alerón delantero en las vueltas finales. Bravísimo. El Gran Circo ya sabe que aquí no hay una promesa, sino una realidad.

Carlos Sainz. GP Austria 2019

Carlos Sainz. GP Austria 2019

Ya la misma salida resultó espectacular, como presagio de lo venidero. En ella, Verstappen se queda clavado, y a raíz de eso, aparte de caer varias plazas, se produce un embrollo a uno y otro lado del holandés, con monoplazas esquivándolo, del que se benefician ambos Mercedes para superarlo, pero también un brillante Norris, que con una arrancada de diez llega a estar por momentos tercero, aunque luego cede en las primeras variantes ante Hamilton.

Igualmente Kimi Räikkönen larga de manera sublime, encadenando una serie de maniobras sobresalientes en esos primeros metros, que terminan por posicionar al finlandés también por encima de Norris, cuarto de carrera. Más atrás, otro que realiza una excelsa salida es Vettel, muy buena en verdad, aprovechando para colocarse sexto tras Lando, por delante de los dos Red Bull de Max y Pierre Gasly.

Salida. GP Austria 2019

Salida. GP Austria 2019

Al poco, Sebastian impone la lógica supremacía de su máquina para adelantar al McLaren, e igualmente al Sauber de Kimi. El Ferrari es mucho más veloz tras los barullos iniciales. Del mismo modo, según avanzamos unos giros, Verstappen da cuenta también de Norris. Por detrás, Sainz, que arrancaba en la cola ha ascendido hasta la 15ª posición, mientras que en la cabeza, Leclerc saca ya dos cómodos segundos a Bottas y cinco a Hamilton, quien no parece tener su ritmo usual. Sebastian es cuarto a diez segundos de su compañero liderando.

Pero como decimos, las ascuas arden en esa zona del 4º al 8º, donde los contendientes se están dando terribles navajazos. Esto lo protagonizan sobre todo los pilotos más competitivos que partían retrasados (caso de Vettel), o que la han pifiado en la salida (caso de Verstappen), y que ahora están progresando como posesos, desenfrenadamente, de modo que Max no tardará en superar a Raikkonen.

Cuando nos acercamos a los primeros 15 giros, la clasificación va tomando matices más acordes con lo acostumbrado, con Leclerc, Valtteri, Lewis, Vettel y Verstappen ya copando los cinco primeros puestos (aunque con ciertas distancias entre ellos). Pero también vemos como un rápido y batallador Norris, que nunca ha arrojado la toalla, devuelve a Kimi la pasada, poniéndose sexto otra vez. Estos dos, junto a Gasly, sí ruedan pegados y se las tienen tiesas… y bastante está haciendo Raikkonen defendiéndose como un jabato con un Sauber ante coches como el Red Bull, sideralmente más rápidos. Es evidente que al final acabará por ceder, pero no por ello es menos encomiable el desempeño de este “viejo rockero”, último Campeón del Mundo con Ferrari.

Raikkonen. GP Austria 2019

Raikkonen. GP Austria 2019

En la 22 entran a boxes a la vez Bottas y Vettel (2º y 4º), y a Sebastian le fallan sus mecánicos, que no están preparados del todo para el cambio. No llega a ser un error garrafal, pero el pit stop resulta lento y el alemán se dejará un par de segundos de más como mínimo. Una vuelta después entra el líder Leclerc, quedando Hamilton al frente seguido de Verstappen. Y hay que prestar atención a esto, ya que puede ser una clave de esta carrera, pues estos dos calzan Medias de inicio y podrían alargar parada y jugar a una estrategia diferente a la de Ferrari, que largó con Blandas.

En la 31 para Hamilton poniendo Duras, pero además le sustituyen el morro y alerón delantero, con lo que pierde varios segundos extra en su pit stop. Definitivamente no es su día. Unos giros después se detiene Max, y cuando se reincorpora lo hace 4º, tras Leclerc, Bottas y Vettel… por lo que ahora da la sensación de que la estrategia de Ferrari no es en absoluto mala y puede que hayan acertado. De momento están 1º y 3º y con buenos registros.

Pero la cosa aún está lejos de acabar. Desde el ecuador de la prueba, Verstappen empieza a imponer una marcha más, un ritmo superior… al principio no es muy acusado, pero según transcurren las vueltas, su empuje es un martillo pilón, incesante, repetitivo, incansable… y cada vez más poderoso. A falta de 25 giros Vettel empieza a mirar a sus retrovisores ante la limada que le está metiendo. El holandés cada vez roba más décimas por vuelta y en nada se pega a distancia de DRS.

Vettel y Verstappen. GP Austria 2019

Vettel y Verstappen. GP Austria 2019

Lo que hace poco era preocupación para el alemán, ahora ya es literalmente miedo. Y otro al que le empiezan a entrar los sudores es al segundo de carrera, Bottas, cuyo ritmo es inferior incluso al de Vettel. Si el de Red Bull mantiene esa rapidez endiablada, e hila fino, da la sensación de que podría optar a ser segundo. Pero para ello aparte de velocidad necesitará valentía y adelantar.

Y claro, si mezclamos en la misma frase las palabras valentía y Verstappen… no hay mucho más que esperar: en la vuelta 50 Max le tira el coche a Vettel y le arranca las pegatinas. Acto seguido se lanza a por Bottas a ritmo de vuelta rápida tras vuelta rápida. Un tornado se ha desatado sobre las apacibles, verdes y bucólicas colinas del Red Bull Ring.

Curiosamente, nada más ser rebasado, Vettel entra a poner un segundo juego de Blandas, pese a que perderá posición con Hamilton. Deben estar muy seguros de que lo conseguirán adelantar otra vez aparte de adjudicarse la Vuelta Rápida de carrera. Por otro lado, reincidimos a estas alturas en la proeza que está gestionando Sainz. Apenas se lo ha visualizado, pero ha ido liquidando a todo el que tenía por delante, con un excelso McLaren, desde la cola del pelotón hasta ponerse 9º. Ahora tiene a tiro a Raikkonen y lo consigue pasar a falta de 15 vueltas. Impresionante carrera del madrileño, todo un show en pista que se lanza irrefrenable a por Gasly, e incluso puede que llegara al sexto por ritmo. Aunque finalmente tendrá que parar su escalada ante unos desperfectos de su ala delantera en los instantes finales. Soberbio en cualquier caso.

Sainz y Raikkonen. GP Austria 2019

Sainz y Raikkonen. GP Austria 2019

No obstante las cámaras, inevitablemente, no pueden quitar un solo plano de la tormenta desatada más arriba. El sunami holandés que lo arrasa todo a su paso. Es apoteósico en verdad, y en el giro 56 adelanta sin remisión a un Bottas como quien aparta a niño de su camino. Fíjense en la paradoja, Max es segundo dando un recital de órdago, mientras Gasly es doblado por su compañero y a duras penas batalla contra el McLaren de Carlos.

Pero centrados en la cabeza, Verstappen sigue en una órbita distinta al resto. Es complicado que llegue a Leclerc, a unos cinco segundos, y nos preguntamos qué habría pasado si no se llega a quedar clavado en la salida perdiendo tanto tiempo y posiciones… Pero el de Red Bull no ha dicho su última palabra. Cualquiera se habría dado ya por satisfecho con la proeza. Él no. Su fe es inquebrantable, casi demencial… y sigue apretando hasta límites insospechados. Es un dios sobre el asfalto austríaco y ningún mortal va a contener sus designios.

Leclerc y Verstappen. GP Austria 2019

Leclerc y Verstappen. GP Austria 2019

Increíblemente a falta de 7 giros se pone a dos segundos. Cuando restas 5 ya está a tiro de DRS… de aquí al final la danza será digna de cantares. En las vueltas finales Verstappen y Leclerc, en una analogía de lo que nos podría esperar ante futuros campeones del mundo, se baten en varios cuerpo a cuerpo apoteósicos. Dos guerreros en un torneo despiadado, brutal, sin cuartel, que pone en pie al circuito entero y a medio mundo en sus casas. Finalmente Max, perro más viejo en estas lides, asesta un mandoble inesperado a Leclerc… puede que el lance albergue ciertas dudas, lo reconocemos, pero en ese momento no solo libraban una batalla, era la guerra… y en la guerra ya se sabe…. El desenlace ya lo conocen.

Y estos fueron los resultados y posiciones, mientras se estudian las posibles reclamaciones, de este apasionante Gran Premio de Austria de 2019:

Resultados de carrera. GP Austria 2019
Resultados de carrera. GP Austria 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: